miércoles, 19 de junio de 2013

Volemos Más Allá de las Circunstancias

Por Yonatán Crespín
Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría. Ciertamente huiría lejos; Moraría en el desierto Me apresuraría a escapar Del viento borrascoso, de la tempestad Salmos 55:6-8
Muchas veces las circunstancias que nos tocan vivir nos hacen desear, como el salmista, volar lejos…circunstancias que nos producen ansiedad, temor, dolor …circunstancias que a la larga no determinan lo que soy… sino que revelan lo que hay en mi interior. Estas circunstancias NO escapan al control de Dios, y Él nos da una salida para cada una de ellas. Veamos juntas cuales son los pasos que debemos dar para volar con el Señor más allá de las circunstancias.

1. Circunstancias familiares. Un corazón confiado es el que nos lleva a la victoria. Confiando en Dios y en que puedo descansar en sus decisiones para mi familia, aún su cuidado y misericordia frente a lo que esté ocurriendo. La fidelidad de Dios es sólida, sus promesas están respaldadas por Su carácter.


2. Circunstancias de salud. Un corazón rendido Ro. 8:28-29, 2° Co. 12:7-9 Él está al control y lo que permite es para mi bien y Su gloria. Dios puede ser glorificado a través de estas circunstancias.- Debo dejar a Dios obrar en mi y a través de mi rindiendo mi corazón a su voluntad… “ Su poder” se perfecciona en mi debilidad.

3. Circunstancias con personas. Independientemente de cuales sean estas circunstancias adversas en relaciones interpersonales, Dios me pide:

•Un corazón perdonador
•Un corazón sin amargura
•Un corazón lleno de amor

Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Fil. 2:1-4

4. Circunstancias económicas.
•Un corazón en paz 1° Tm. 6:6-10
•Un corazón contento Fil. 4:11-12, 1ª Tes. 5:18
Pablo entendía que cambiar las circunstancias no era lo que traía gozo, porque el contentamiento NO tiene que ver con la situación por la cual estoy pasando, sino por mi actitud en medio de ella.

Algo para pensar…
• “Tal vez no sea posible controlar nuestras circunstancias....pero sí podemos impedir que éstas nos controlen.”
• “Podemos confiar en un Dios sabio, amoroso y soberano que controla cada circunstancia de mi vida..”
• Decimos: “Dios tiene el control de mi vida. Confío en Él. Todas las circunstancias que Dios permite son para mi bien...”. Entonces...¿Por qué muchas veces me escondo tras la circunstancias y justifico mis pensamientos y acciones? ¿Por qué no me detengo en pensar en mí misma...? ¿Por qué busco las excusas de mi comportamiento en los demás o por las circunstancias?
• “El gozo verdadero NO radica en la ausencia de sufrimiento, sino en la presencia santificadora del Señor que nos sostiene en medio del dolor.”
• “Dios no te llevará donde Su gracia no te pueda sostener.”

“Mas Jehová me ha sido por refugio, y mi Dios por roca de mi confianza.” Salmos 94:22

Pedido de Oración Especial:  Unamos como uno solo en oración a Dios a favor de los colaboradores de este portal, para que nuestro Señor siga prosperando sus vidas y sus ministerios. "Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Mateo 18:19

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje