sábado, 13 de octubre de 2007

¡Sanar el Corazón: Para tener el Éxito de Dios y con Dios!

Dios es un Dios de éxito. En realidad, la palabra “fracaso” no existe en el diccionario de Dios! Porque lo que nosotros los humanos denominamos fracasos, en el lenguaje de Dios son solamente eslabones o pasos en el logro de algo positivo o excelente.
Una cosa esta clara: antes de disfrutar del éxito de Dios y con Dios, tenemos que sanar nuestros corazones. Tenemos que sumergir nuestros corazones en las aguas profundas de las misericordias y las bondades de Dios. Tenemos que tomar nuestros baños cotidianos en esas misericordias, de la misma manera que bañamos nuestros cuerpos físicos diariamente.

Dos cosas tenemos que hacer si queremos disfrutar de los éxitos de Dios en nuestras vidas diarias.

Primero, tenemos que aprender a declarar y a hablar los favores y las bendiciones/éxitos de Dios sobre nuestras vidas. Esta no es una actitud que proviene del “ego”, el orgullo o la vanidad. Dios nos pide que declaremos sus favores, todos los que el tiene ya dispuestos para nosotros, para que de esa manera, esos favores de Dios se hagan vigentes, patentes y visibles en nuestras vidas diarias. Nuestras oraciones a Dios deben contener nuestras declaraciones de los favores de Dios sobre nosotros. Tenemos que declarar sobre nosotros y sobre los demás expresiones como:
“Declaro que soy bendecido con sabiduría y dirección, con éxito, fortaleza, creatividad, abundancia, una voluntad fuerte y auto-control; declaro que ninguna maldición personal o familiar me sobreviene, y que por lo contrario, mi familia es bendecida…” los favores de Dios sobre nosotros son nuestros éxitos!

Segundo, para disfrutar de los favores de Dios sobre nosotros, tenemos que verbalizar, tanto para nosotros mismos como para los demás, un mensaje con contenido edificante, instructivo, relevante, informativo y motivador. Estos son los contenidos que envuelven y visten los favores o éxitos de Dios. Sanar el corazón nos prepara para recibir y disfrutar de todos los favores de Dios en nuestras vidas cotidianas!

Que sean bendecidos todos los que leen. Que sus corazones empiecen a despertar y a sanarse... ¡Ahora!

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje