miércoles, 19 de diciembre de 2007

10 Principios para los Miembros del Ministerio de Música

Michael Adler, el líder de adoración de la iglesia Shades Mountain Baptist Church en Birmingham, confeccionó esta lista para el coro y la orquesta de su iglesia.

1. No estás cantando o tocando un instrumento porque eres bueno: Dios te ha dado esta oportunidad porque Él es bueno. Su gracia te permite representarlo a pesar de tus imperfecciones. Efesios. 2:4-10; Tito 3:5.


2. Que te vean o que te reconozcan no es tu objetivo principal, Dios siempre te ve y te reconoce. Nuestro objetivo principal es que vean a Cristo. Juan 3: 30.

3. Dios es un Dios de Orden, no de Confusión: Se espera que seas puntual, profesional, responsable, confiable y dispuesto según sean las necesidades de este ministerio. Orden y estructura son requerimientos esenciales para dar lo mejor de nosotros a Dios. I Cor. 14:40; Rom. 12:11.

4. La música no será lo que determine tu éxito: Millones de personas producen buena música. Una vez ¡Dios hizo hablar a un asno! Tu éxito depende solamente de tu amor hacia Dios, hacia la gente y hacia otros. La definición bíblica de grandeza es servidumbre. I Juan 3:23; Juan 13:1-17; Filipenses.1:9-11.

5. La participación en este ministerio no constituye un sustituto para estudiar la Biblia, diezmar o servir en otras funciones necesarias en la iglesia: Tu crecimiento espiritual depende de tu relación con una buena iglesia. El compañerismo continuo, la ofrenda con sacrificio y el estudio bíblico constante, te habilitarán para relacionarte debidamente, y contribuirán a la movilización y al ministerio de la iglesia. Hebreos 10:24-25

6. Tu participación en este ministerio te convierte en un ministro. La gente te buscará para un consejo y te verá como un ejemplo. Si por tu palabra o por tus hechos, les guías por el camino del error, serás responsable por sus pecados. Si los guías a los pies de Jesús, Él te recompensará. No hay un punto intermedio. También recuerda que estás involucrado en una guerra espiritual. I Cor. 15:33, 58; II Cor. 4: 1-6; I Cor 1:23; Ezequiel 33:6; Efesios. 6:12; I Tes. 5:22.

7. Tú no eres la estrella. La estrella de este ministerio es Jesucristo. Cuando pierdes de vista esta realidad, te conviertes en una carga para el grupo. II Cor. 4:5; Col. 1:18

8. Dios merece lo mejor de nosotros: Dios nos dio lo mejor a través de Jesucristo, y todo cuanto Él hace es perfecto. Por lo tanto, mostramos nuestra gratitud cuando le damos lo mejor a Él. Esto quiere decir, específicamente, que debemos descansar debidamente, ensayar fielmente, vestir apropiadamente, hablar inteligentemente y hacer cualquier otra cosa representándolo apropiadamente. Génesis 4:4-5; Mat. 5:16.

9. Confiesa tus faltas. Nadie es perfecto. No hay necesidad de excusarnos malamente. Si deseas salir de este compromiso, por una razón que no es válida, pídele a Dios que te dé fuerzas para continuar, aún cuando sea difícil; o regresa cuando puedas mantenerte fiel. Cuando tengas un problema serio compártelo con alguien y entonces oremos todos por esto. Estamos juntos para lo que sea. Santiago 5:16.

10. Apoya a los líderes de este ministerio que trabajan bajo la dirección nuestro pastor. Muchos de ustedes son líderes en otras esferas de la vida. Los buenos líderes han aprendido a ser buenos seguidores. Dios les ha dado talento y visión. Tú eres responsable de apoyarlos de una manera constructiva; si crees que esto no es posible, entonces sé lo suficiente cristiano y maduro para hacérselo saber directamente. También, cuando tengas alguna preocupación, crítica o queja, ten la misma cortesía de la comunicación honesta y directa.

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje