martes, 15 de enero de 2008

El Noviazgo de Dios (Parte 1)

¿Cómo hallar a mi pareja? Es verdaderamente detallista la forma en que el Señor nos relata cómo es que Dios unió a Isaac y a Rebeca.
El Señor está verdaderamente interesado en que un día nos casemos y formemos un hogar feliz, tengamos hijos y continuemos la raza humana, pero sobre todo que continuemos produciendo seres que conozcan a Dios para que pasen la eternidad a su lado.


En la palabra de Dios encontramos todo un capítulo dedicado al tema del noviazgo . En él se nos dan tantos detalles que verdaderamente sobresale lo minucioso que es nuestro Dios y sobre todo con este tema que es tan, pero tan importante, ni más ni menos que saber escoger con quien voy a pasar el resto de mi vida. La vida consiste en tomar decisiones a temprana edad jamás lograremos nada en esta vida.

Desde luego no sólo hay que tomar decisiones, sino que hay que tomar las decisiones correctas que nos lleven a la felicidad en esta vida y a vivir por la eternidad con nuestro Padre celestial.

En 2 de Timoteo 3: 16-17 me dice lo siguiente: Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Esto es verdaderamente maravilloso, no hay nada en la Palabra de Dios que esté de más, o que le falte, en ella encontramos los consejos, no sólo de un Creador maravilloso, sino de un Padre amoroso que quiere bendecirnos y quiere que nos vaya bien en esta vida. Comienza diciéndome que la Palabra es útil , no hay nada que no sirva. Todo lo que en ella hay es de gran utilidad para nuestras vidas diarias, en las grandes decisiones como en las pequeñas, su Palabra siempre será útil para enseñarnos, para convencernos de nuetros errores, para corrregirnos para instruirnos en todas las áreas de nuetras vida.

El Señor dedica todo el capítulo 24 de Génesis al área del noviazgo. Está cargado de información en cuanto a ¿Cómo hallar a mi pareja? Es verdaderamente detallista la forma en que el Señor nos relata cómo es que Dios unió a Isaac y a Rebeca. Y si lo hizo con ellos, también lo puede hacer contigo, ya que Dios no hace acepción de personas. Nos lo dice en : Hechos 10: 34; Romanos 2: 11; Gálatas 2: 6; Efesios 6: 9; Colosenses 3: 25.

El capítulo 24 de Génesis tiene 67 versículos llenos de guianza para emprender esta maravillosa aventura de encontrar al compañero (a) de nuestra vida. Algunos tal vez digan,

- Pero eso fue hace miles de años, los tiempos cambian, las modas cambian. Sí, ya sé que todo cambia, sólo que hay dos cosas que no cambian, y siguirán siempre igual: Dios y nosotros los humanos. Por eso la Palabra de Dios se puede aplicar en cualquier tiempo y en cualquier persona sin importar la raza, la lengua o el nivel social en el que se encuetre. La naturaleza humana siempre será la misma.Tenemos que darnos cuenta que nuestro Dios siempre actúa por medio de principios y Satanás actúa siempre por medio de perversidades, distorsionando siempre la verdad absoluta de Dios.

Génesis 24 es un capítulo de principios, principios que si obedecemos, la vida nos será más fácil, pero si no, vamos a sufrir mucho.Vamos a ver qué podemos aprender a través de la vida de esta pareja que Dios unió. Comencemos leyendo Génesis 24: 1-4.

Quiero que veamos que Abraham representa a Dios Padre, el siervo de Abraham representa al Espíritu Santo, Rebeca representaba a todas las muchachas, e Isaac representaba a todos los muchachos.

Con esto en mente, entremos a este capítulo para ver qué nos quiere hablar el Señor.

Lo primero que encuentro es que veo a Abraham demasiado preocupado de que su hijo se fuera a casar con una de las hijas de los cananeos, un yugo totalmente desigual. Abraham quería el mejor matrimonio para su hijo. Así como Dios quiere el mejor matrimonio para ti.

Mientra más cosas en común podamos tener, mejor, el matrimonio será más fácil . Abraham se daba cuenta que necesitaban tener unos cimientos en común. La cultura, el lenguaje, los valores morales y las costumbres de los cananeos eran totalmente diferentes a los de Abraham y su familia. No había manera de poder unir a estas dos cultural.

La naturaleza de los cananeos estaba tan cancerosa que el Señor terminó borrándolos del mapa.
¿Cómo aplicamos esto a principios del siglo 21? Es sencillo, esto significa que debemos de analizar nuestras relaciones y ver si tienen suficientes cimientos en común como para unirnos a esa persona para el resto de nuestras vida.

¿En qué áreas debe de haber similitud?

En el área intelectual
Que se tengan más o menos los mismos estudios, la misma educación. No vaya a ser él un genio de la ingeniería y ella con dificultad puede leer los encabezados de los periódicos.

En el área espiritual
Ella ama al Señor Jesucristo con toda su alma, es la primera en el grupo de intercesión, se sabe todos los libros de la Biblia de memoria, está en el coro. Y se enamora de un muchacho que cree que las epístolas eran las esposas de los apóstoles. Ahí van a haber terribles dificultades en el futuro cercano.

En el área social
Por ejemplo, ella pertenece a la alta sociedad y él viene de un nivel económico bajo, ahí van a tener problemas tratanto de juntar a sus familias, se van a crear muchos conflictos estre ellos. Entiéndanme que yo no estoy tratando de que se casen con su gemelo (a), pero sí que revisemos estas áreas que pueden causar problemas más tarde.

Algunos han de estar diciendo:
- No, lo único que importa es que nos amemos. Pues sí, es muy importante el que se amen, pero también es muy importante el revisar todas estas áreas para evitar diferencias que podrían producir quebraduras en la relación. El matrimonio es díficil en sí, ahora auméntale diferencias, y la dificultad es aún mayor.

Hay que examinar todos los aspectos y llegar a una decisión. Les suplico que no desechen estos consejos que nos da el Señor en su Palabra, puede ser fatal a su futuro.

En 2 Corintios 6: 14-18 el Señor es bien duro y directo, nos dice: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y que acuerdo hay entre Dios y los ídolos? Porque vosotros sois templo del Dios Viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré. Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso".

No podemos desechar la palabra de Dios sin sufrir las consecuencias. Necesitamos entender que los mandamientos de Dios vienen de un Padre Creador que sabe mejor lo que nos conviene que nosotros mismos. Él es la fuente de toda sabiduría y haremos bien en atender sus consejos. Él jamás se equivocaría.La segunda cosa en que veo que Abraham estaba interesado es en que el siervo permitiera que el Ángel del Señor interviniera al escoger a la muchacha para su hijo. Esta es otra área en la que debemos permitir que Dios intervenga.

Yo digo, ¿por qué aventurarnos a la búsqueda de la persona con la que vamos a vivir por el resto de nuestras vidas, sin Dios? ¿qué necesidad tenemos de hacerlo a solas si el Señor nos promete que si lo reconocemos en todos nuestros caminos, él enderezará nuestras veredas? (Proverbios 3; 5-6).

Realmente necesitamos permitirle al Senor que intervenga no sólo en esta área sino que en todas las áreas de nuestra vida. Existe mucha gente que ha llevado una vida difícil en sus casas y creen que van a encontrar la felicidad casándose, pero yo quisiera atreverme a decirles que la felicidad no se encuentra en el matrimonio, ni en ninguna otra cosa en la tierra. La felicidad sólo se encuentra en una persona, y esa persona es Jesucristo. Él es la fuente de gozo y felicidad.

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje