jueves, 17 de enero de 2008

Perfilándonos Para Servir

“Obedeced a vuestros pastores (líderes), y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.” (Hebreos 13:17)
Pasó en un viaje por una ruta desértica de Latinoamérica, el chofer del bus se descompuso y quedaron varados en el medio de una ruta. La pregunta llegó en forma indefectible:
"¿Alguien sabe manejar un bus?" No, nadie lo sabía, pero no faltó alguien que dijo: “Mi padre era chofer de colectivos toda la vida y yo nunca manejé uno, pero puedo probar ya que le he visto siempre como lo hace.
Otro le respondió: “Ud. no puede guiarnos a todos si no tiene experiencia.”

Es esto muy verdadero, no podemos guiar si no estamos capacitados para hacerlo. Hoy en día en Latinoamérica todos quieren ser líderes, pero pocos están dispuestos a pagar el precio de un liderazgo. Con mucha liviandad llamamos líder a quienes ni están en condiciones para ello.
Hay condiciones para el guía:
• Debe desear hacerlo: querer.
• Debe tener cualidades para guiar (algunas naturales otras aprendidas) :poder.

• Debe separar tiempo para esto: dedicación.
Para poder dirigir necesitamos:

1. Obedecer: Esto es escuchar sin contradecir, es decir tomar para uno la orden y llevarla adelante. ¡Se imaginan alguien que todo lo argumenta! : ¿Y para qué esto? ¿Y por qué lo otro?
2. Sujetarnos: Significa que aunque podamos tener una mejor idea de cómo hacerlo, debemos transmitirla y si no recibe resonancia sujetarnos a la que hemos recibido.
3. Entender que el líder está pensando en mí: Saber que nuestro guía está pensando claramente en nuestras necesidades y es responsable en esto, tanto así que será él quien dará cuenta. Técnicamente al final todos dirán ¿Quién es el responsable? y bueno… ¡el líder! A mí me ha costado entender las sanciones que les imponen a los líderes de grandes organizaciones o de gobiernos en donde se los castiga por lo que ellos no hicieron. Pero entendí esto cuando alguien me dijo: “es que no lo hicieron, es verdad ¡pero son responsables!”
4. Contribuir para que el líder haga todo con alegría: Esto suena un tanto extraño; pero es también como tú y yo podemos imaginarnos: sirviendo con alegría.
Si queremos ser buenos líderes debemos primero haber aprendido a ser parte de un liderazgo y servir fielmente.

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje