martes, 3 de junio de 2008

El Éxito A Largo Plazo Contra el Éxito A Corto Plazo en el Ministerio de los Grupos Pequeños

Por Joël Comiskey
Stephen Covey, el autor de Los 7 Hábitos de Personas Muy Eficaces, les dice a las personas que “vivan sus vidas con el final a la vista.” Covey aconseja a una persona que se imaginen qué dirían otros en su entierro y luego vivan una vida que cumpla con esos cumplidos.
El ministerio de los grupos pequeños exitosos es como ejecutar una maratón y no una arremetida de 20 metros. Crece cuando el fin se mantiene a la vista.
En contraste, varios programas y campañas en el mercado hoy día promueven el estilo de grupos pequeños como una carrera de una arremetida de 50 metros. Se promueve la rápida e inmediata proliferación de los grupos— con poco liderazgo, entrenamiento, asesoramiento, o planificación de la infraestructura en profundidad. Yo he oído informes de iglesias que han sido “transformadas” en una noche leyendo un libro y consiguiendo que las personas abrieran sus casas para estudiar el libro.

Yo apoyo totalmente el éxito en el ministerio de los grupos pequeños, sin embargo los años de ayudar a las iglesias para lograr ese éxito me lleva a pensar en términos de largo plazo. Yo quiero regocijarme con las victorias de todos los grupos pequeños, pero también quiero continuar regocijándome en el largo plazo.
Yo he fallado personalmente en el ministerio de los grupos pequeños promoviendo la multiplicación rápida a expensas de una infraestructura fuerte. Muchos de mis grupos se desvanecieron como resultado. A través de mis fracasos he llegado a la conclusión que las victorias firmes, a largo plazo son mucho mejores que las rápidas.

¿Así que, ¿cómo sería el arranque teniendo el fin en vista para el ministerio de los grupos pequeños?

Primero, significa tener una fuerte estructura de asesoramiento en el lugar. Yo aconsejo a los líderes que no empiecen más grupos pequeños que los que la iglesia pueda asesorar adecuadamente. Yo sugiero una proporción de un asesor por cada tres grupos. Jim Egli, Ph.D., encuestó las iglesias celulares alrededor del mundo y descubrió que el asesoramiento era el elemento clave para asegurar el éxito de los grupos pequeños a largo plazo. Egli hizo su investigación entre 3,000 líderes de grupos pequeños en 20 países diferentes y descubrió que las grandes iglesias basadas en los grupos pequeños dan prioridad a la oración, practican el asesoramiento pro-activo, y establecen una cultura de multiplicación. Sin embargo, cuando los tres fueron analizados juntos, el asesoramiento era el factor clave.
Los líderes de los grupos pequeños deben tener cuidado personal y atención si van a sobrevivir a largo plazo. Algunas iglesias sólo proporcionan las reuniones de los grupos generales en la iglesia. Esto puede ser útil pero sólo cuando se combina una asesoramiento de uno con uno, o asesoramiento de uno-con-tres. Mi libro “Cómo ser un Gran Asesor de los Grupos Celulares (CLIE, 2005) contiene más detalles.

Segundo, las iglesias que sobreviven a largo plazo preparan a los futuros líderes a través de una ruta de entrenamiento bien planificada. Algunas iglesias empiezan los grupos con líderes inexpertos simplemente pidiendo que levanten la mano los que quieren empezar los grupos. Aunque esto podría dar resultados inmediatos, las encuestas revelan que el entrenamiento de los líderes de los grupos pequeños futuros es indispensable para el éxito a largo plazo. Es la idea de mantener el fin a la vista — cómo se verá el ministerio de los grupos pequeños en cinco años desde ahora, en lugar de una semana desde ahora.

Tercero, las iglesias deben tener una estrategia a largo plazo para hacer que el fundamento y base de la iglesia sea el ministerio de los grupos pequeños. Para hacer que los grupos pequeños funciones a largo plazo, los líderes de los grupos pequeños necesitan saber que su ministerio cumple la esencia misma de lo de que se trata la iglesia — no simplemente uno de muchos programas.

Con estas tres cosas fundamentales en mente, las campañas a corto plazo para abrir los grupos pequeños podrían proporcionar un salto gr4ande inicial. Sin embargo, los ministerios de grupo pequeños exitosos comprenden que los programas de los grupos pequeños manejados por medio de campañas tienen un valor limitado. Ellos entienden que el éxito a largo plazo involucra un asesoramiento estrecho, líderes bien-especializados y hacer que los grupos pequeños sea la prioridad en la iglesia.
Uno de los pastores que yo estoy asesorando compartió una ilustración de plantar tomates contra un cocotero. La planta de tomates crece rápidamente y proporciona resultados inmediatos, pero muere al final de un año y necesita ser plantada nuevamente. El cocotero, por otro lado, sólo se planta una vez, pero dura una vida. “Yo quiero plantar un cocotero,” el pastor me dijo. “Yo quiero prepararme y a mi iglesia para el éxito a largo plazo en el ministerio de los grupos pequeños.”

Yo estimulo a los líderes para que opten por el estilo del cocotero para el ministerio de los grupos pequeños. Cuando lo hacen, descubren el éxito a largo plazo y el crecimiento sostenido con el tiempo.
Mantenga el final a la vista y su ministerio de los grupos pequeños continuará dando fruto durante el largo plazo.

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje