viernes, 1 de agosto de 2008

¿Volver a ser Virgen?

Por Timoteo Stafford
Una vez un hombre le hizo una pregunta similar a Jesús: «¿Cómo puede un hombre nacer siendo ya viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?» (Juan 3.4). Jesús le respondió que se refería a nacer de nuevo espiritualmente. Los humanos solamente pueden reproducir vida humana, pero el Espíritu Santo da una vida nueva que proviene del cielo (Juan 3.6).

Suena ridículo: ¿Virgen de nuevo? ¿Por qué no pedir revivir la semana pasada? ¿Cómo es posible empezar de nuevo?

Usted puede perder su virginidad física solo una vez. Lo hecho, hecho está. No puede regresar de nuevo a ese momento y el pasado trae consecuencias físicas y emocionales. Si los recuerdos quedaron grabados en su cerebro, usted no puede pretender que se han ido. Pero espiritualmente, sí es posible empezar todo de nuevo.
Volver a nacer espiritualmente no destruye el pasado. Lo transforma. Una segunda oportunidad espiritual significa que no existen limitaciones para convertirse en lo que usted pueda. El Dios que hizo el universo de la nada puede tomar su pasado y crear algo hermoso.

El apóstol Pablo habló sobre esta transformación cuando le escribió a un grupo de cristianos en Grecia. Ellos tenían mucho que lamentar de su pasado. Pero su pasado fue transformado porque confiaron en que Jesús los redimiría: ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No os dejéis engañar: no los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios. (1 Corintios 6.9–11)

¿Cómo se empieza este tipo de transformación? Usted no puede manejarla por su propia cuenta. Necesita el poder y el perdón de Dios. Y ¿dónde la encuentra? Sencillamente la pide. La transformación espiritual empieza tan simple y misteriosamente como eso. Usted la pide admitiendo su necesidad. Y Dios va a trabajar en su vida.
Así que cuando ha dejado de tener relaciones sexuales y pide perdón ¿puede decir que usted es virgen? Tal vez ya no lo sea físicamente pero debido a que Dios lo ha purificado, usted es virgen ante sus ojos. Eso quizá no limpie su reputación o sus recuerdos pero sí aclara su futuro con Dios. Usted es tan bueno como antes.

Una vez que ha experimentado el perdón de Dios, todavía tendrá que enfrentarse a los restos de su pasado, por ejemplo, la culpa. Los sentimientos de culpa son respuestas internas emocionales y no siempre se puede confiar en ellos. Lo que podríamos llamar una conciencia culposa es a menudo una mezcla de sentimientos como remordimiento, pérdida, tristeza y vergüenza. Estos son sentimientos naturales para alguien que ha tenido relaciones sexuales.
El sentimiento de culpa no cambiará instantáneamente. Como otras consecuencias naturales —embarazo, enfermedades, o recuerdos dolorosos— los sentimientos no necesariamente desaparecen cuando Dios transforma su vida. Pero él sí remueve su aguijón. Por eso, aunque usted siga sintiéndose culpable, es vital que conozca que, mientras Dios esté interesado, usted no es culpable. Esa es la verdad de 1 Juan 1.9; donde Dios promete que nos perdona y nos limpia cuando le confesamos nuestros pecados. Y esa es la verdad de Jeremías 31.34, donde Dios promete que perdona nuestros pecados para siempre.

Jesús no murió en la cruz para cargar con sus sentimientos. Él murió para cargar sus pecados. Limpio de pecados, usted puede trabajar en transformar sus sentimientos en útiles herramientas para el servicio de Dios. Ellos no necesitan llevarlo hacia abajo. Si son transformados, usted puede tener compasión por el dolor de otras personas. Y pueden darle una determinación profunda para no equivocarse de nuevo.

Este artículo se publicó por primera vez en Campus Life magazine, usado con permiso. Título del original: A Second Chance at Virginity? © Copyright © 2001 por el autor o por Christianity Today International/Campus Life magazine Traducido y adaptado por DesarrolloCristiano.com, todos los derechos reservados. ©Copyright 2004-2008.

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje