domingo, 23 de octubre de 2011

Esforzaos y Cobrad Animo

Deuteronomio 31:6


Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.

Es un hermoso versículo, sabiendo de donde proviene el contexto… Te dejo de tarea buscar el contexto.

Particularmente me gustaría dividir este verso en 4 partes fundamentales:

“Esforzaos…” Esfuérzate, sean fuertes.

Dios quiere que nos esforcemos en el trabajo, en el estudio, en nuestro hogar, en nuestro matrimonio, en fin, en cada una de nuestras obligaciones.

En 2 Timoteo 2:1 Dios nos dice a través del apóstol Pablo.


Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.


Sabemos que la gracias, en pocas palabras es la salvación que Dios por medio de Jesús nos regalo. ¿Por qué nos dice “esfuérzate en la gracia” si la salvación es gratis?

Bien te lo explico de la siguiente manera.

Una persona la cual los quiere mucho les regala un perrito, esa persona para conseguir el perrito tuvo que pagar un precio, entonces el perro tiene un valor para esa persona. Pero se los regala sin pensarlo. Si ustedes lo cuidan, se esfuerzan en lograr que el perro este bien, lo alimentan y lo cuidan, además de disfrutarlo principalmente, la persona que se los regalo se pondrá muy feliz.

Pero de lo contrario, llegara un día en que esa persona cansada de que no valoren como debe ser a ese animalito, se los quitara. Lo mismo ocurre con Jesús. La salvación es el perrito de la historia.


Por eso nos dice que nos esforcemos en la gracia. Que nos esforcemos por demostrar que ese regalo con nosotros valió la pena, tal sacrificio.


“…cobrad ánimo…” Ser valiente.


El ánimo es muy importante para todo lo que nos rodea. Si estamos desanimados todo nuestro alrededor se encuentra perjudicado.


En 1 Tesalonicenses 5:11 Pablo nos advierte y nos da una misión.


Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.

Nuestra misión como hermanos de Iglesia e hijos de Dios en la comunidad es ayudarnos y animarnos unos a otros. Es triste ver que a veces son los mismo hermanos que dan palabras de desanimo. 

La advertencia es que debemos tener mucho cuidado con las palabras que utilizamos cuando queremos ayudar a alguien.

Mira si no es verdad lo que Pablo nos dijo y la importancia de el uso y la forma de las palabras.


Un rey soñó que había perdido todos sus dientes. Después de despertarse, mando a llamar a un sabio para que interpretase su sueño.
- ¡Que desgracia, señor! – exclamo el sabio -. Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.
- ¡Como te atreves a decirme semejante cosa!
El rey llamo a la guardia y ordeno que lo ejecutaran.
Luego, llamó a otro sabio y le contó lo que había soñado. El sabio escucho con
atención, y luego le dijo:
- Querido señor. ¡Gran felicidad se te ha reservado! El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes.
El rey se alegro y le regalo muchas riquezas.



“no temáis, ni tengáis miedo de ellos”


¿De que podemos tener miedo?

Ø De problemas económicos.
Ø De problemas familiares.
Ø De ser rechazados.

¿A quien debemos temer?

Ø A las personas que nos atacan.

En Efesios 6:13 nos da la respuesta a la segunda pregunta.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Ahí nos revela, no a quien debemos temer, sino quien esta atrás de todo…

“Porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.”



El Salmo 34 respalda “ni te desamparará”


El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
Y los defiende.
Temed a Jehová, vosotros sus santos,


Pues nada falta a los que le temen.


El Salmo 31 respalda “no te dejará”El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.


Pero nos queda algo pendiente… es una pregunta, en el verso 6 de Deuteronomio 31 dice Jehová tu Dios es el que va contigo.


¿Hasta cuándo?

La respuesta la dio Jesús hace 2000 años y se encuentra en Mateo 28:20.

“…y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”

Una hermosa promesa. Espero que ahora cada uno medite en esto… y todo el temor que tengas, se valla porque hay uno que sabe hasta cuantos cabellos tienes, ese es el que sostiene las estrellas del universo, ese es el que te cuida mientras duermes…
Y como dice el salmo 34 esta dispuesto a ayudar a cualquiera que así lo necesite.

CONFIA EN DIOS Y EL TE LIBRARA DE LOS LAZOS DEL CAZADOR

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje