lunes, 23 de abril de 2012

Las Tentaciones del Líder Juvenil

Es muy amplia la gama de tentaciones que puede tener un líder juvenil (entenderemos por líder juvenil a ambos sexos o géneros), que en el fondo pueden ser las mismas que las de un pastor(a) o líder adulto, la diferencia está en que las veremos bajo la perspectiva de un líder juvenil.


Supuestamente un líder juvenil debe ser un espejo para los demás jóvenes y su consagración y entrega al servicio del Señor debe ser mayor que los demás, por el llamado, por el cargo dentro de la congregación, porque los demás recurren a ellos cuando tienen problemas, en fin, quiéranlo o no están bajo la mirada de los demás jóvenes, lo cual produce que esas tentaciones pasen a trabajar internamente en lo profundo del líder juvenil, evitando hablar de ellas, sublimando (sublimar es cuando para no pensar en la tentación se busca estar siempre ocupado sin dar lugar a la debilidad a que se manifieste), o simplemente buscando soluciones en un consejero o mentor. Es por ello que quiero tomar este tema con altura de miras con el fin de edificar y dar herramientas para seguir el mejor camino frente a las dificultades que enfrenta el carácter del líder juvenil.
1. Los gigantes de la infancia: Uno de los enemigos más destructivos que aparecerá en el líder juvenil viene desde la infancia, de los primeros 9 años de vida, malas compañías, malos consejeros, experiencias traumáticas, etc. Todo ello aparece en el líder juvenil como una tentación, y es tentación porque tiene cierto poder de atracción y seducción. Yo recuerdo que cuando era niño tenía unos amigos que me enseñaron cosas que después me afectaron toda la vida, hasta que las pude vencer en el nombre de Jesús y por la llenura del Espíritu Santo, es bueno buscar un mentor y abrir el corazón para ser sanados y liberados de esas ataduras que tienden a ser fortalezas en la mente. Un joven me preguntó hace poco ¿cómo puedo ser libre de esas fortalezas?, yo le respondí “siendo llenos del Espíritu Santo”, no puedes sacar algo y dejarlo vacío, debes reemplazarlo por algo nuevo, debes cambiar aquella conducta por un nuevo tipo de proceder, borrar el disco duro, pero reescribirlo con oración, lectura y meditación y memorización de pasajes que contrarresten esas conductas de pecado, y buscar un compañero de milicia al que tu puedas llamar cuando te sientas tentado. Yo tenía cierta debilidad en mi carácter siendo joven que un día cansado de luchar contra ella le grité a Dios con toda mis fuerzas mientras oraba en un parque en solitario, y le dije ¡quítame esto Señor!, no lo hice con falta de respeto a Dios, y fue increíble que desde ese día deje de sentir esa tentación hasta el día de hoy.
2. El enemigo del orgullo. Ser líder indica que tienes ideas claras, que no te dejas llevar por la opinión de otros sin antes revisar si ello es conveniente, tiendes a desarrollar un carácter de hierro, porque debes siempre estar luchando contra la corriente. Eso es bueno, pero puede venir a tu vida la tentación sutil del orgullo, te puedes volver demasiado obstinado; y por lo mismo puedes provocar, en vez que te sigan, todo lo contrario; por ello debes siempre trabajar en equipo y proveerte de parteners que puedan estar a tu altura para con ellos contrastar tus opiniones. Ser flexible, apretar y soltar, es decir nunca apretar de modo que los ahogues, y no soltar demasiado de modo que hagan todo lo que quieran, debes desarrollar un buen pulso, recuerda que los jóvenes nos prueban hasta donde pueden llegar. Dentro del orgullo también encontramos que la adulación, el complejo de Edipo de parte de nuestros jóvenes nos puede producir problemas. Un líder puede ser “feito”, o no bien parecido físicamente, pero la simpatía del líder juvenil, añadida a el magnetismo del cargo de líder puede producir ciertos inconvenientes, siempre he visto que las o los adolescentes tienden a enamorarse de los líderes juveniles. Una buena táctica para mantener la altura de miras es al abrazar, hacerlo con un pie adelante inclinando el cuerpo. No ser demasiado cariñosos(as), lo digo de otra forma para que no se mal entienda, evitar demasiado contacto físico, si se puede ser cálido también a un paso de distancia, con la mirada y las palabras. Espero que me entiendan. En el trabajo con jóvenes una vez recibí quejas de una jovencita a través de sus líderes (en un encuentro juvenil inter iglesias) que me dijeron que líderes habían abrazado demasiado a una jovencita muy hermosa y bastante bien parecida físicamente. ¡Cuidado!, es terreno peligroso. Dios nos ve en todo tiempo.
3. El desánimo: Este llega a veces cuando menos lo pensamos, una crítica fuerte, algo que trabajamos para que saliera bien y salió mal, recibiste poco apoyo, bueno, eso suele suceder, y la primera tentación es renunciar, dejarlo todo botado, ¿quién no ha tenido esa tentación siendo líder juvenil?, si a veces dan unas ganas…grrrr. Pero permíteme darte un consejo, si es Dios quien te ha llamado debes ser fuerte y seguir adelante. Nadie va a valorar más tu trabajo que Dios, es el único que sabe verdaderamente de tus esfuerzos. Una vez escuche a alguien decirme: No hagas las cosas por amor a las personas, eso es bueno pero no es suficiente, debes hacer las cosas por amor a Dios, porque las personas te van a fallar, y cuando fallen tu amor se va a desintegrar, al hacer las cosas por amor a Dios, Dios nunca te va a fallar, y si sirves a través de su amor, aunque te fallen y te crucifiquen, tu les seguirás amando y sirviendo sin desanimarte. La diferencia entre un líder y un caudillo, es que el líder ama y trabaja con sus seguidores y es ejemplo, y el caudillo sacrifica a sus ovejas por la causa que lleva dentro, para el caudillo la causa es superior a las individualidades y sus necesidades. Comparte tu carga con quienes están a tu nivel, muéstrate humano, pero siempre fortalecido por el poder de Dios, declarando que tu fortaleza viene de El.
Hubo un pastor que marcó mi vida positivamente, Cecilio McConnel Morris, una vez fue a verme a mi casa porque como joven (18 años) no quería seguir trabajando en la iglesia porque había un guarda templo que me correteaba los jóvenes para afuera, le reclamé a él con vehemencia, y por primera vez vi llorar a un pastor, era un doctor en teología, y allí lloró y me dijo que el se compadecía de esa familia porque no tenían donde vivir, lo entendí, y desde ese día seguí como líder juvenil con más fuerza y valor. Eso si quedó en mi conciencia que por primera vez hice llorar a un pastor, pero vi la grandeza de su amor y su corazón. ¡Por favor no sigan mi ejemplo, no hagan llorar a los pastores, jejeje.!
Conclusión:
2Ti 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
Heb 4:14 Por tanto, teniendo un gran Sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.
Heb 4:15 No tenemos un Sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
Heb 4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.
Santiago 1:12 Bienaventurado el hombre (la mujer) que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que lo aman.
Dios pueda bendecirles y que a través de estas palabras puedan ser edificados para que muchos jóvenes puedan encontrar en vosotros aquel apoyo que les bendiga siempre.
Nota: Un reconocimiento a mi primer pastor Cecilio McConnel Morris, un gran misionero que dejó profundas huellas de bendición en mi vida.

0 comentarios:

Haciendo Historia

[Haz un Clic Aqui]

Vídeo RJ

Dejanos un mensaje